Información de salud


Información sobre el linfedema

El linfedema es una acumulación de líquido linfático que produce hinchazón. Puede suceder cuando se sacan o se dañan los ganglios o los vasos linfáticos. La cirugía y la radiación que se realizan para tratar el cáncer pueden provocar este tipo de daño. En consecuencia, el líquido linfático se almacena y provoca hinchazón en las partes del cuerpo que se están tratando. Esto puede darse en cualquier momento, incluso muchos años después del tratamiento.

Después de un tratamiento contra el cáncer en el que se quiten o se dañen los ganglios linfáticos, estará en riesgo de tener linfedema durante toda la vida. Sin embargo, hay maneras de reducir ese riesgo. También hay formas de reducir o aliviar la hinchazón si se presenta. Si no se trata, el linfedema puede empeorar. Puede que no desaparezca. Además, puede provocar otros problemas, como dolor e infecciones.

¿Qué es el sistema linfático?

El sistema linfático forma parte del sistema inmunitario. Es una red de vasos diminutos y órganos pequeños llamados ganglios linfáticos. Estos ganglios están por toda la red de vasos. Este sistema transporta linfa por todo el cuerpo. La linfa es un líquido transparente que contiene algunos glóbulos blancos.

El sistema linfático ayuda a proteger el cuerpo y lo mantiene saludable. Ayuda a que los líquidos se mantengan en el nivel correcto. También filtra la linfa para ayudar a combatir infecciones.

Cómo ocurre el linfedema

Los ganglios y los vasos linfáticos se extraen mediante cirugía para tratar varios tipos de cáncer. O bien, es posible que se traten con radioterapia. Esto les causa daños y lesiones. Interrumpe el flujo normal del líquido linfático, lo que produce hinchazón. El drenaje linfático no ocurre como debería. En cambio, se acumula líquido en los tejidos grasos que están debajo de la piel. Esto provoca hinchazón. Los cambios en el flujo linfático también impiden que la linfa se filtre correctamente, lo cual aumenta el riesgo de infección. Puede interferir en la cicatrización de heridas en las zonas afectadas.

El linfedema puede afectar uno o los dos brazos o piernas, la entrepierna, la cara, la cabeza y el cuello o también el abdomen. Esto depende de la parte del cuerpo que se trató. La hinchazón puede empeorar con el tiempo y causar otros problemas. Puede provocar llagas u otros cambios en la piel. Además, las zonas afectadas son más propensas a infectarse.

Síntomas del linfedema

El linfedema puede presentarse en un brazo, una pierna, la entrepierna, el pecho, la cabeza, el cuello o la axila. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Hinchazón.

  • Sensación de llenura o pesadez.

  • La piel se siente rígida o tensa.

  • Debilidad.

  • Dolor.

  • Piel de aspecto enrojecido.

  • Problemas para doblar o mover una articulación en los dedos de la mano, la muñeca, el codo, el hombro o el tobillo.

  • El calzado, la ropa, el corpiño o los accesorios se sienten ajustados.

¿Se puede prevenir el linfedema?

No todos los expertos están de acuerdo en qué podría ayudar a reducir el riesgo, pero una de las medidas más importantes que puede tomar es estar atento a los signos de linfedema. A medida que sane, preste atención a cómo se ven y se sienten normalmente la mano, el brazo y el pecho. Compare los lados del cuerpo. Vigile si se presentan cambios. Si nota algún cambio, avise de inmediato a su proveedor. Cuanto antes se trate la hinchazón, habrá mayores posibilidades de reducirla y evitar que empeore.

Las siguientes son algunas otras medidas que puede tomar:

  • Asista a visitas de control después del tratamiento contra el cáncer. Visite a su proveedor de atención médica con regularidad para que lo examine. Pregunte por su riesgo de tener linfedema. También puede preguntar sobre consultar con un especialista en linfedema para aprender más sobre lo que puede hacer para prevenirlo.

  • Evite infecciones e inflamación. Lave, cure y cubra todas las heridas que tenga en la piel, aunque sea un pequeño corte, un rasguño o una quemadura. Mantenga la piel limpia y use loción para mantenerla húmeda. Revise la piel con frecuencia. Busque tratamiento de inmediato ante las primeras señales de infección.

  • Manténgase activo. Pregunte a su equipo de atención médica qué tipos de ejercicio son buenos para usted. Un especialista en linfedema puede ayudarlo a aprender ejercicios que sean seguros.

  • Controle su peso. Hable con su proveedor sobre cuál sería un peso saludable en su caso. Pídale ayuda para alcanzar ese peso o mantenerlo.

 

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

El linfedema se debe tratar de inmediato. Llame a su proveedor de atención médica si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente

  • Señales de infección, como manchas rojas, sensación de calor o dolor

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell